ALEX BONILLA

(Tomado del periódico Prensa Libre de Guatemala, escrito por Nancy Avendaño)

"Alex Nació inmerso en la oscuridad y el silencio. Las secuelas de la rubéola sufrida en el vientre materno, dañaron sus ojos y oídos, impidiéndole apreciar la caída del sol, escuchar el canto de los pájaros y expresarse a través de la palabra. Su mundo es diferente. El sólo puede conocer el entorno por medio del contacto físico. Quizás por ello es que el viento sopla sobre su rostro, la lluvia que moja su cuerpo, la espuma que acaricia sus manos y el roce con las flores, árboles y animales sean causa de su gozo .

Salir a su encuentro para estimular día a día cada una de sus capacidades es más que una aventura. Es forjar al hombre que un día será independiente y capaz de satisfacer por sí mismo sus necesidades básicas.

Contra viento y marea

A los cuatro años, Alex fue abandonado en la puerta del baño de un mercado de Mazatenango Guatemala, tras la muerte de su madre. Lo encontró una señora, sentado sobre un tonel y visiblemente temeroso. Ella lo llevó a un hospital de donde posteriormente fue trasladado a un orfelinato capitalino. Ahí detectaron que padecía de Sordoceguera.

El chiquillo, que posiblemente nació en occidente, padecía de microcefalia. Sus dientes estaban dañados, su cuerpo cubierto con sarna y su cara infectada con estafilococo.

Sus débiles huesos reflejaban un alto grado de desnutrición y su estómago se había convertido en un hábitat perfecto para los parásitos. Unido a ese cuadro desolador , temían que sufriera de retraso mental y de autismo.

Por ello, la mayor parte del tiempo permanecía acostado en una cuna, una situación que impidió el desarrollo de sus habilidades y obstaculizó su adaptación al medio.

No obstante, cuando era colocado en el piso realizaba el máximo esfuerzo para dar algunos pasos. A partir de ese momento la madre adoptiva del pequeño, decidió apadrinarlo. Se encargaba de llevarlo a tratamiento y facilitarle las medicinas. Pero como el chico padecía catarata en un ojo y los médicos necesitaban que estuviera sano para quitársela, decidió llevarlo a su casa durante los diez días previos y posteriores a la hospitalización. Durante este tiempo el esposo de Helen la madre adoptiva, su esposo y sus cinco hijos se enamoraron de Alex.
Alegría a Granel

Ya en su nuevo hogar, el chiquillo de aproximadamente 5 años de edad se sentía temeroso y desconfiado. No quería comer y no reaccionaba a los estímulos. Sin embargo al pasar los días y gracias a la dedicación de la familia fue adquiriendo confianza en sí mismo y progresando en sus conocimientos.

La primera vez que se comunicó levantó los brazos. Con ese gesto estaba pidiendo que lo cargaran. Luego, empezó a manifestar su cariño dando besitos. El padre del niño, fue el primer afortunado. Pero con el paso del tiempo la interrelación con la familia aumentó. Satisfacer sus necesidades también lo obligaron a expresarse. " Una noche mientras preparaba la cena, me perseguía por todos lados y me pedía que lo cargara. Yo lo tomaba en brazos y le explicaba que no podía porque estaba preparando la cena. Entonces, me agarro con firmeza, como diciendo tu vas a ir donde yo quiero ir, y me llevó al comedor, tocó la mesa, levantó las manos y subió el pie. Tenía hambre, asegura su madre. Fue ahí cuando comprobé que Alex es normal que piensa.

De cara al futuro

El sueño de los padres de Alex es convertirlo en un hombre responsable de sí mismo. Además, anhelan contactar a familias guatemaltecas que afrontan una problemática similar, para compartir información y experiencias.

Y es que tras asistir a un congreso en Argentina, donde convivieron con familiares de niños sordociegos, comprendieron que ante esa lucha titánica se requiere el apoyo y del estímulo de quienes trabajan por un objetivo común.

Su intención también es detectar las capacidades de Alex, para así elaborar un programa de desarrollo personal, con la ayuda de especialistas. Lo importante es que adquiera los hábitos de la vida diaria. Que sepa que tiene que levantarse, bañarse, alimentarse y descansar, asegura la madre. El resto es ganancia.
Además quieren que aprenda a comunicarse a través de las señas que emplean los sordomudos. Pero el proceso es largo y difícil. Emplean la técnica denominada mano sobre mano, s decir que alguien dirige al pequeño, a la vez que asocia el movimiento realizado con el concepto significado. Otra de las posibilidades es que pueda leer a través del método Braille. Sin embargo en Guatemala aún no exiete un sitio especializado en la atención de la Sordoceguera. Alex no puede asistir a la escuela de ciegos porque no puede oír y tampoco a la de sordos porque no puede ver.

Solo resta ir al encuentro de estos chiquillos aprender su lenguaje y enseñarles el nuestro. Dedicar la vida entera a ellos."

Búsqueda personalizada
Todos los derechos reservados - Se prohibe la reproducción total o parcial,
de algun contenido o material de diseño sin el previo aviso de su propietario.
2004 - 2017 // Bogotá - Colombia

Se recomienda utilizar navegadores IE 7.x o sup / Firefox 3.x / Safari 3.x / Google Chrome 3.x
Resolución recomendada 1.024 x 762
Diseño y Construcción Skydreams Estudio Digital
Validador w3c html Validador css w3c